LA CIENCIA DE LA CIENCIA FICCIÓN

ADN

Biólogo genetista Mg. C.J. Scotto

Estimado lector en el fragmento anexado de la novela “ADN” del escritor Robin Cook (2012). En el hospital más grande de Nueva York tiene lugar una serie de muertes inexplicables. El único punto en común entre los pacientes muertos -todos gozaban de muy buena salud- y que pertenecían al mismo seguro médico. El autor plantea aspectos no sólo de los alcances del conocimiento del genese asociados a enfermedades sino aspectops bioéticos sobre sus implicancias en la sociedad. Toda una novela de intriga científica.

Un marcador molecular es un fragmento de ADN que está asociado con una determinada ubicación dentro del genoma. Los marcadores moleculares se usan para identificar una secuencia particular de ADN y sus variantes o polimorfismo. Los marcadores se usan para el mapeo genético, como el primer paso para encontrar la posición e identidad de un gen. Los marcadores moleculares permiten evidenciar variaciones (polimorfismos) en la secuencia del ADN entre dos individuos. Esto se debe a que los marcadores moleculares “señalan” tanto regiones codificantes como no-codificantes del genoma. Un marcador genético es un segmento de ADN con una ubicación física identificable en un cromosoma y cuya herencia se puede rastrear. El objetivo es encontrar aquellos marcadores moleculares que estén “ligados” a un gen de interés (es decir, que estén lo suficientemente cerca como para que segreguen juntos en la meiosis). Así, si un marcador resulta estar genéticamente ligado a un gen que controla un carácter de interés, la selección de este marcador resulta en la selección indirecta del gen de interés.

Por ejemplo, para las mujeres portadoras de mutaciones tanto del gen BRCA1 (situado en el brazo largo del cromosoma 17 o 17q21.31) como del gen BRCA2 (situado en el brazo largo del Cromosoma 13 o 13q13) tienen un riesgo mayor de padecer de cáncer de seno y de ovario. Además, el riesgo de cáncer de seno aumenta con el número de parientes de primer grado (como la madre o hermana) o parientes de segundo grado (como una tía o prima) que han sido diagnosticadas con cáncer de seno. Las mutaciones dañinas en BRCA1 y BRCA2 se han asociado también a un riesgo aumentado de cáncer de próstata en varones. Además, en ambos sexos, las mutaciones en BRCA1 y BRCA2 se han revelado como causantes de un aumento en el riesgo de cáncer de páncreas. Las mutaciones en BRCA2 (conocidas como FANCD1), cuando se heredan de ambos padres, pueden provocar un subtipo de anemia de Fanconi, un síndrome que se asocia a tumores sólidos en los niños y a Leucemia Mieloide Aguda.

Los genes BRCA1 y son genes humanos que codifican proteínas supresoras de tumores. Las proteínas codificadas desempeñan un papel en la reparación del ADN dañado, y por tanto tienen una función importante en asegurar la estabilidad del material genético. Se distinguen regiones de los genes asociadas a un incremento en el riesgo de cáncer de mama relativamente mayor que el incremento en el riesgo de cáncer de ovario, denominadas BCCR por sus siglas en inglés, y viceversa, regiones que se denominan OCCR.

Las mutaciones en BRCA1 y BRCA2 son rasgos autosómicos dominantes, la probabilidad de que un hijo del paciente afectado sea también portador de la mutación es del 50%, así como la probabilidad de que un hermano sea portador de la misma mutación es también del 50%.

Aproximadamente un 7% de los cánceres de mama están relacionados con predisposición hereditaria. La mayoría de los casos están asociados a mutaciones en los genes BRCA1 y 2 con un riesgo acumulado a los 70 años del 57% para las portadoras de BRCA 1 y del 49% para las portadoras de BRCA 2.

Actualmente, la realización de la prueba genética, para informar sobre los beneficios y limitaciones del análisis genético, es el proporcionar estimaciones del riesgo de padecer cáncer, hacer recomendaciones de diagnóstico precoz y tomar medidas preventivas. Dar información sobre las opciones reproductivas y dar apoyo para el bienestar psicológico del paciente.

La bioética es hoy día una disciplina y una exigencia más en el quehacer científico. Las razones que han llevado hasta esta situación son varias. En primer lugar, los descubrimientos y avances en la genética, las técnicas de reproducción asistida, los trasplantes, entre otras. Han acelerado los debates y los dilemas bioéticos. En este escenario se produce la paradoja de que la reflexión ética, que debería ejercitarse con calma, queda normalmente superada por la premura y la exigencia social cada vez que un nuevo avance espectacular de la tecnología médica sacude nuestro mundo conocido de seguridades morales. ¿Qué hacer con la clonación terapéutica, con la investigación con células madre, con la redefinición de la muerte que viene instigada por la necesidad de trasplantes, con la información genética de una persona o grupo humano, etcétera? En segundo lugar, toda esa nueva tecnología viene acompañada de la violación de la “intimidad molecular de nuestros genes”. Información que puede ser utilizada para determinar aspectos de patentes en la generación de posibles curas con nuevos medicamentos y tratamientos de enfermedades. O ser manejada convenientemente por las aseguradoras para segregar a personas que padezcan algún tipo de enfermedad. Ese patrimonio genético aun no tiene sustento jurídico que lo regule y proteja.

Bibliografía consultada

André F, Bachelot T, Commo F, et al. (2014). Comparative genomic hybridisation array and DNA sequencing to direct treatment of metastatic breast cancer: a multicentre, prospective trial (SAFIR01/UNICANCER). Lancet Oncol., 15(3):267–74.

Buleje et al. (2015). Detección de reordenamientos genómicos en los genes BRCA1 y BRCA2 en 16 familias peruanas con cáncer de mama mediante Amplificación de Sondas dependiente de Ligamiento Múltiple (MLPA). Carcinos, 5(2): 34-38.

Instituto Nacional del Cáncer de USA (NCI). https://www.cancer.gov

Marcadores moleculares: Qué son, cómo se obtienen y para qué valen http://www.ciencias.uma.es/publicaciones/encuentros/ENCUENTROS49/marcadores.html

Murtaza M, Dawson S-J, Pogrebniak K, et al. (2015). Multifocal clonal evolution characterized using circulating tumour DNA in a case of metastatic breast cancer. Nat Commun., 6:8760.

National Human Genome Research Institute. NHGRI: http://www.nhgri.nih.gov/Intramural_research/ Lab_transfer/Bic/

Crea un sitio web gratuito con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: