Entrevista con Luis Arbaiza

– ¿Qué tiempo duró el proceso de creación de tu libro Thecnetos?

​Thecnetos1 unos 13 años, toda la trilogía unos 20 años, y todavía retoco Thecnetos3, recuerdo que en San Marcos por los 90´s le pregunté a una amiga ¿Qué pasaría si clonásemos a 2 enamorados? ¿Se enamorarían de nuevo? Sobre ese argumento empecé a soñar con el Thecnetos, luego le hablé a un amigo en una combi como sería narrar no sobre un personaje y su evolución, sino sobre las cosas inertes, la materia en sí misma, ajena al hombre, así empecé a escribir las 2 épocas de Thecnetos1. Este libro creo grietas por las que escaparon Thecnetos 2 y 3 que reclamaron ser puestas en letras, espacios y signos de puntuación. 

 ¿De qué trata Thecnetos?

​Thecnetos1 trata sobre el fin del universo. Uno de sus 2 escenarios trata de un futuro donde ya todas las estrellas se han apagado y el universo es frio y hueco, a esa remota humanidad llega el límite entrópico, un estado físico donde es imposible la vida orgánica, el segundo escenario ocurre aún más lejos, cuando empieza a desvanecerse el tiempo, o sea poco antes a que el universo se vuelva nada. Dicen que tiene la estructura del ADN o sea 2 épocas unidas por puentes y una gira sobre la otra. Toda la saga es la historia sobre la lucha de la anti-entropía (o la vida) con la entropía (la muerte), todo a través de un puñado de personajes minúsculos, todos enfrentados a un enemigo infinito. Dos hombres se enamoran uno del otro (es un universo sin mujeres) y la resolución tomara trillones de años y algunos universos. Thecnetos 2 y 3 es cierta arqueología a su pasado que sería más o menos nuestro presente, nuestra Tierra y nuestra Lima. 

– ¿Cómo viene a ti la idea para un libro?

​Nadie sabe eso, no hay método para crear. Tampoco se puede enseñar, se enseña solo lo más intrascendente, es como las hipótesis científicas, ¿de dónde sacan los científicos sus teorías? más de un siglo de epistemología y nadie lo sabe, es un milagro. Yo tengo una teoría neurobiológica, creo un escritor creativo, tiene algún cable suelto en su cerebro, algún defecto, por eso no puede pensar o razonar por la vía ordinaria, no puede ir directo al punto. Esto lo obliga a hacer otro recorrido mental y emocional y como el camino es otro, el producto es distinto a lo que todos hacen, pensamiento lateral, le dicen a ese defecto y no depende de técnicas,  por ejemplo yo escribí la saga de Thecnetos con 2 técnicas diferentes y salió lo mismo.

Thecnetos 1 de boleto, escribí todo despertando de borracheras. 2 y 3 las hice sobrio y calculador como un ingeniero pero cuya materia prima eran sueños y pesadillas.

– ¿A qué libros regresas siempre?

​Vuelvo, es decir sigo atrapado en El Nombre de la Rosa de Eco, sigo adentro de Adso enamorado, y toda maravilla y metafísica de ese mundo, siempre a la muralla en China de Kafka donde se entrevé con calma un país infinito. A construcción, una serie de consideraciones de un personaje que no se sabe qué es, qué hace, ni qué teme, pero que siento íntimo. A Borges del que he desistido de huir, de su Ficciones, su Beatriz Viterbo de su Lotería en Babilonia que es una metáfora de la física cuántica, poesía de la filosofía, a su melancólica biblioteca infinita donde los hombres se desvanecen y los libros persisten, y a Proust cuyo libros dejé de subrayar porque tenía que subrayarlo casi todo, a su profundad forma de narrar como se abre una puerta o se levanta una taza de té, y eso toma 20 páginas de consideraciones sublimes, a los antiguos griegos. Y siempre regreso  a Thecnetos, creo soy su único lector, y además su prisionero. Nunca regresaría a intentar leer ciencia ficción, no me gusta, me han sobornado otras literaturas.

– ¿Qué proyectos tienes ahora?

​Publicaré un libro de ensayos filosóficos, con eso pago mi deuda a la filosofía, la dejo y me dedicaré a la genética, o sea a mi primer amor. Se me van ocurriendo cuentos de tiempo en tiempo, si junto algunos los publicaré, ya existen algunos: uno sobre un hombre que no reconoce su ciudad, y va sospechando que este universo no es el suyo. Otro de una empresa de turismo  que lleva a otras épocas, este modo de turismo compromete la estructura del tiempo y extravía a un desconcertado y sufrido protagonista. Otro es sobre zombis explicado por el materialismo dialéctico. En mente hay otros, un cuento negro clásico, con su rudo personaje central,  su femme fatale y su final donde es derrotado por un mundo todavía más rudo, otro sobre alguien que vive el tiempo pero no como dice el presentismo sino el eternalismo. Otro se va a llamar “instrucciones para ser normal”  y otro “dos mentirosos conversan”, no se todavía más de ellos ni que traman. 

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: